Los biocombustibles de segunda generación se consideran combustibles de transición para las próximas décadas. Compuestos oxigenados tales como éteres y alcoholes, que pueden ser obtenidos de materiales lignocelulósicos renovables (no competidores de materias alimentarias), se añaden a los combustibles actuales…